Animales y sus distintas profundidades del mar

Si no se está familiarizado con el mar, se podría pensar que se asemeja a una piscina gigante, donde la acción ocurre únicamente en la superficie. Sin embargo, la realidad es que existe otra dimensión crucial para la flora y fauna que anima los océanos: la profundidad.

La mayoría de los peces, plantas, mamíferos y otros organismos marinos habitan cerca de la superficie, mientras que una minoría se distribuye hacia las profundidades a medida que la luz solar disminuye. Esto significa que un mismo océano puede albergar especies considerablemente distintas dependiendo de la profundidad.

Por ejemplo, los peces que se encuentran en las capas superficiales pueden emplear su visión y colores llamativos para aparearse, cazar o protegerse de los depredadores, mientras que aquellos que residen en las profundidades sin luz dependen de la luz autogenerada (bioluminiscencia) debido a la falta de colores.

Para comprender mejor cómo la profundidad impacta la vida marina, aquí presentamos 11 especies que habitan las tres principales zonas en las que los océanos se clasifican científicamente según su profundidad.

Zona iluminada

(Aproximadamente de 1 a 200 metros)

La mayor concentración de vida marina se localiza en las áreas cercanas a la costa y en las capas más superficiales de los océanos, donde la luz solar permite que las plantas realicen la fotosíntesis, proporcionando el sustento vital para la base de la cadena alimentaria. Estas zonas marinas más luminosas se denominan zona fótica. ¿Cuáles son los animales que habitan aquí?

1. Gran tiburón blanco (Carcharodon carcharias)

Este depredador marino es uno de los tiburones más grandes del mundo y el tercero en tamaño entre todos los peces. Aunque prefiere aguas frías, también se encuentra en mares templados, como el Mediterráneo. A diferencia de la mayoría de los peces, este ejemplar es de sangre caliente.

Tamaño: 6-8 metros

2. Delfín nariz de botella (Tursiops truncatus)

Estos mamíferos marinos tienden a habitar en grupos pequeños y a ser principalmente costeros, aunque a veces se reúnen en manadas de cientos de individuos y se aventuran mar adentro. Son capaces de localizar a sus presas a través de la vista y mediante sonidos que emiten desde su cabeza. Estos sonidos también se utilizan para la comunicación entre los miembros de su especie.

Tamaño: alrededor de 3.5 metros

3. Tortuga boba (Caretta caretta)

Con sus aletas en forma de remo, estas tortugas marinas pueden desplazarse con gracia en el agua. Tienen la capacidad de permanecer sumergidas sin necesidad de subir a la superficie a respirar durante un período de hasta dos horas y realizan migraciones de miles de kilómetros antes de regresar a las playas de anidación para depositar sus huevos.

Tamaño: hasta 1.3 metros

4. Estrella de mar común (Astropecten aranciacus)

Estos equinodermos se desplazan lentamente en el lecho marino. Se alimentan principalmente de mejillones y almejas. Utilizan sus fuertes ventosas en sus tentáculos para abrir las conchas de los moluscos y, a través de una abertura ventral, extienden su estómago para consumir a su presa.

Tamaño: en promedio 30 centímetros

5. Pez erizo globo (Diodon hystrix)

Como mecanismo de defensa contra los depredadores, este pez tiene la habilidad de hincharse como un globo, levantando sus espinas. Su boca está equipada con un pico que le permite romper las duras conchas de moluscos y crustáceos. Prefiere aguas cristalinas y se desplaza lentamente.

Tamaño: de hasta 90 centímetros

Zona crepuscular

(Entre 200 y 1,000 metros)

A profundidades más significativas, la luz se debilita, creando la llamada zona disfótica. Aquí, las plantas no pueden obtener suficiente energía solar, lo que obliga a los animales de estas áreas a desarrollar estrategias para sobrevivir y adaptarse a la tenue luz, la creciente presión del agua y las bajas temperaturas, tal como lo hacen las siguientes especies.

6. Cachalote (Physeter macrocephalus)

Es la ballena que puede descender a las profundidades más extremas, alcanzando más de 2,500 metros y permaneciendo sumergida sin regresar a la superficie durante más de una hora y media. A estas profundidades, se alimenta de calamares gigantes que pueden ser del mismo tamaño que el cachalote.

Tamaño: Hembras 11 metros, machos 18 metros

7. Pulpo común (Octopus vulgaris)

Todos los cefalópodos poseen tentáculos con ventosas. El pulpo los utiliza para desplazarse por el lecho marino, explorar, tocar y capturar a sus presas. Es uno de los animales marinos más inteligentes que existen y puede cambiar su color y apariencia para camuflarse.

Tamaño: 60 centímetros

8. Medusa luna (Chrysaora hysoscela)

Estas criaturas tienen tentáculos largos llenos de aguijones que utilizan como defensa y para capturar a sus presas, provocando una fuerte irritación en los humanos si entran en contacto con ellos. El 95% de su cuerpo está compuesto por agua y viajan por los océanos siendo arrastradas por las corrientes.

Tamaño: de hasta 50 centímetros de diámetro

Zona abisal

(Entre 1,000 y 14,000 metros)

La zona afótica o de oscuridad total puede extenderse hasta profundidades de 14,000 metros. Aquí, en las fosas abisales, se desarrollan formas de vida únicas. Además de sobrevivir gracias a la «lluvia» de organismos y materia orgánica que se hunden desde las capas más superficiales, existen bacterias que, debido a la falta de luz solar, realizan la quimiosíntesis para obtener energía a partir de sustancias químicas. Las especies que se encuentran aquí viven en aguas gélidas, soportando una presión atmosférica que sería fatal para la mayoría de los animales terrestres. Muchas de ellas han desarrollado sistemas para generar su propia luz, utilizada para comunicarse, camuflarse o capturar a sus presas.

9. Pez linterna (Chauliodus macouni)

Se han encontrado a profundidades de más de 4,000 metros. Cuentan con más de 300 órganos que emiten luz a lo largo de su cuerpo, boca y en el pedúnculo que algunas especies tienen en su aleta dorsal. La mandíbula es tan grande que deben dislocarla para tragar a sus presas.

Tamaño: 25 centímetros

10. Rape de las profundidades (Melanocetus johnsoni)

Atrae a sus presas con una luz bioluminiscente sobre su cabeza. Su color rojo lo hace casi invisible. Los machos son mucho más pequeños que las hembras. En muchas especies de rapes de profundidad, los machos terminan viviendo como parásitos de las hembras.

Tamaño: Hembras 15 centímetros, machos menos de un centímetro

11. Pez pelícano (Eurypharynx pelecanoides)

Este extraño pez, similar a una anguila, traga a sus presas con su enorme boca. Puede expandir su garganta y su estómago para devorar peces y crustáceos de gran tamaño. Tiene numerosos dientes en la mandíbula y un órgano luminoso en la punta de su cola.

Tamaño: hasta 80 centímetros